English  Español  
 
 

AKO3

Pedidos por teléfono Ayuda  916 658 813
Salud articular

Los fosfolípidos omega-3 ayudan a mantener la salud ósea y articular
Omega-3 = EPA + DHA


Enfermedades y trastornos óseos y articulares
Las enfermedades y trastornos óseos y articulares causan malestar, dolor y trastornos funcionales entre la población de las sociedades industrializadas. Normalmente, los mecanismos dañinos son un metabolismo óseo anormal, acompañado de una alteración de la reabsorción y formación ósea o de procesos inflamatorios en las articulaciones. Los omega-3 en su forma fosfolípida se presentan como un factor nutricional importante asociado a un alivio de los síntomas y a un menor malestar en el caso de enfermedades y trastornos óseos y articulares.

Artritis reumatoide
La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad del sistema inmunitario con un componente inflamatorio fundamental. Las articulaciones inflamadas e hinchadas traen consigo trastornos funcionales, dolor y rigidez. Normalmente se recetan NSAIDs para reducir el dolor y otros síntomas asociados con la AR. Dicha medicación trae aparejados muchos efectos secundarios nocivos que han sido reconocidos; entre ellos se encuentra el aumento del riesgo cardiovascular, la pérdida de masa ósea (osteoporosis) y el malestar gastrointestinal. La conciencia sobre estos efectos secundarios no deseables ha despertado un interés creciente en tratamientos alternativos para la AR.

Osteoartritis
La osteoartritis es la enfermedad articular más común en todo el mundo. La probabilidad de desarrollarla aumenta con la edad. La osteoartritis, que es el resultado del catabolismo del cartílago y de la degradación ósea, se caracteriza por una rigidez articular general, especialmente por las mañanas, y el dolor articular. Hay varias condiciones que pueden contribuir al desarrollo de la osteoartritis, como el exceso de peso, fracturas óseas y un exceso de ejercicio. El tratamiento tradicional de la osteoartritis incluye la actividad física, los NSAIDs y la cirugía. Los omega-3 son considerados como una terapia de apoyo útil.

Osteoporosis
La osteoporosis, una enfermedad común en todo el mundo, produce mucho dolor e inmovilidad entre aquellos que la padecen, que con frecuencia son mujeres post-menopaúsicas. Sus síntomas característicos son la pérdida de masa ósea y un aumento en el riesgo de fracturas óseas. Los factores genéticos se consideras responsables en un 70% de la varianza interindividual de la masa ósea. Por lo tanto, no se pueden modificar los factores causales más significativos. En cambio, el estilo de vida y la dieta, que son los dos factores no hereditarios más importantes a la hora de determinar la varianza interindividual de la masa ósea, se pueden modificar considerablemente. Parece que una nutrición y un estilo de vida adecuados durante la infancia y la adolescencia reducen el riesgo de osteoporosis en etapas posteriores de la vida.

Mantener la salud ósea y articular con fosfolípidos omega-3
Los factores nutricionales son fundamentales para mantener en buena salud los huesos, cartílagos y articulaciones durante toda la vida. Los omega-3 parecen desempeñar un papel protagónico a la hora de reducir el riego y la gravedad de enfermedades y trastornos óseos y articulares. Los omega-3 se consideran eficaces en la reducción de la intensidad de los dolores articulares, la duración de la rigidez matutina y el número de articulaciones doloridas y blandas que se han detectado en pacientes con enfermedades inflamatorias articulares. Se ha confirmado la reducción en la administración de NSAIDs entre los pacientes con enfermedades inflamatorias articulares que ingerían suplementos omega-3. Debido a la ausencia casi total de efectos secundarios nocivos derivados de su ingesta, los omega-3 se han propuesto como un suplemento seguro en la medicina para aliviar el dolor articular o como tratamiento alternativo.

Mecanismos mediante los cuales los fosfolípidos omega-3 mantienen la salud ósea y articular
Los omega-3 ayudan a la salud ósea mediante varios mecanismos que afectan al metabolismo óseo, a las reacciones inflamatorias en huesos y articulaciones, a la degradación de los cartílagos y a la inflamación local. El crecimiento esquelético y la formación ósea es un proceso que tiene lugar principalmente durante la infancia y la adolescencia; la masa ósea pico se alcanza al llegar a la madurez. La reabsorción y formación ósea, que se ha dado en llamar el ciclo de remodelación ósea, se prolonga durante toda la etapa adulta. Los omega-3 tienen efectos positivos sobre el crecimiento esquelético en la infancia y adolescencia y en el ciclo de remodelación ósea. Por lo tanto, se considera que los omega-3 ayudan a mantener la salud ósea en todas las categorías etarias. También se piensa que los omega-3 retrasan la degradación del cartílago articular y, por lo tanto, su ingesta reduciría los síntomas de artritis. Así mismo, los omega-3 en la dieta pueden modular las reacciones inflamatorias en las articulaciones. Cuando se desencadena una reacción inflamatoria, se producen varias células inflamatorias. La presencia de los omega-3 en los fosfolípidos de las membranas celulares produce reacciones inflamatorias menos virulentas — y la producción de células inflamatorias menos dañinas para las células y los tejidos. Procesos inflamatorios menos virulentos en las articulaciones, síntomas menos agudos y una reducción en la severidad de las enfermedades y trastornos óseos AR se atribuyen a un estado omega-3 adecuado.

El aceite de krill Ako3™: una fuente superior de fosfolípidos omega-3 para mantener la salud ósea y articular
El aceite de krill Ako3™ ofrece omega-3 en su forma fosfolípida, principalmente como fosfatidilcolina. La disponibilidad de omega-3 aumenta cuando se presenta como fosfolípidos en comparación con los triglicéridos, debido a su mejor absorción y al papel desempeñado por los fosfolípidos omega-3 en el transporte de ácidos grasos en la sangre. La fosfatidilcolina es esencial para el transporte de ácidos grasos desde el hígado a los tejidos y tiene un impacto sobre la distribución de los ácidos grasos a los distintos órganos y tejidos. Los fosfolípidos son componentes necesarios para la síntesis de partículas que transportan los lípidos en la sangre. Sin la presencia de la fosfatidilcolina, el transporte de los ácidos grasos a los tejidos se ve modificado. Como el aceite de krill Ako3™ es rico en fosfolípidos omega-3, el aceite de krill Ako3™ se considera más eficaz para mantener la salud ósea y reducir los síntomas y la gravedad de la enfermedad ósea, en comparación con los triglicéridos omega-3.

Referencias:

Curtis CL, Hughes CE, Flannery CR, et al. n – 3 fatty acids specifically modulate catabolic factors involved in articular cartilage degradation. J Biol Chem. 2000; 275(2): 721-724.

Galarraga B, Ho M, Youssef HM, et al. Cod liver oil (n – 3 fatty acids) as a non – steroidal anti–inflammatory drug sparing agent in rheumatoid arthritis. Rheumatology. 2008; 47: 665-669.

Högström M, Nordström P, Nordström A, et al. n – 3 fatty acids are positively associated with peak bone mineral density and bone accrual in healthy men: the NO2 study. Am J Clin Nutr. 2007; 85: 803-7.

Wang Y, Wluka AE, Hodge AM, et al. Effect of fatty acids on bone marrow lesions and knee cartilage in healthy, middle – aged subjects without clinical knee osteoarthritis. Osteoarthritis Cartilage. 2008; 16(5): 579-583.

Watkins BA, Lippman HE, Bouteiller LL et al. Bioactive fatty acids: role in bone biology and bone cell function. Prog Lipid Res. 2001; 40: 125-148.

 
Carrito
Tu cesta está actualmente vacía.

Suscríbete al boletín

Zona Usuarios




¿Perdió su contraseña? aquí
¿Olvidó su nombre de usuario? aquí
¿Sin cuenta aún? Regístrate aquí

 

Gastos de envío gratuitos
Gastos de envío y pago

Paypal
 
 
Contactar | Archivo | Distribuidores | Política de privacidad | Condiciones y Términos | Noticias
© 2018 Ako3 | Diseño web: iniziar